Una escuela magnífica


La 3a Escuela Primaria del barrio de Imitos

Entrevista por Kostas Vlachopoulos
La escuela primaria tiene de hecho el carácter del “popularismo” en el sentido tradicional, tal y como este surgió tras la Revolución francesa. Es decir, debe promover la igualdad entre los niños y ofrecerles de manera general el derecho a la educación. Si bien es cierto que estas características, en gran medida, se preservan por las escuelas primarias griegas, no se puede concluir lo mismo sobre la consolidación de un clima de “apertura” de las unidades escolares, que funcionan dentro de un calendario escolar muy concreto y nada más que eso.

Son pocas las escuelas públicas que se abren con las sociedades locales, que organizan actividades y que, al mismo tiempo, constituyen puentes culturales sin que se limiten al contexto del aprendizaje obsoleto que designa el Ministerio de Educación. Una de estas es la 3a Escuela Primaria del barrio de Imitos.

Había escuchado muchas cosas sobre esa escuela: sobre las pinturas coloridas que hay en sus paredes, el patio con la magnífica vista hacia Acropolis y hacia Likavitos, el huerto que cultivaron los niños junto con sus maestros, pero principalmente sobre el interés firme de los docentes en crear una verdadera “escuela abierta”; abierta a la sociedad, la diferenciación, el método didáctico y la evolución.

Comprobé, pues, esta “apertura” tan deseada, cuando, poco antes de la Pascua, Georgia Papatsori, directora de la escuela y la docente Kleopatra Staikou me pidieron que hablase con los niños del quinto y sexto grado del tema de los refugiados y de la guerra en Siria. Aquella mañana me encontré frente a una sorpresa. La familiarización de los alumnos con este proceso era tan grande -es decir, que una persona que veían por primera vez, ajena de su escuela, estuvo allí para hablarles de un tema importante, no obstante fuera de su calendario escolar- que sinceramente me impresionó. Por eso pedí a Georgia y Kleopatra que me hablaran brevemente de lo que habían logrado junto con los demás docentes y los padres de los alumnos:
«Si hemos conseguido algo es eso, una escuela creativa y abierta a todos, que comunique con la sociedad y colabore armónicamente con los padres, ya que el objetivo es común; la mejora de la educación de nuestros hijos. Pensando en mi infancia me di cuenta de que no tengo recuerdos de la escuela, no recuerdo ni eventos ni actividades, nada. Sin embargo, recuerdo, teniendo un nudo en el estomago, las horas infinitas que estaba sentada en la silla para aprender lengua griega y matemáticas; recuerdo la angustia por los exámenes y solo un maestro que era diferente, ya que tocaba la guitarra en la clase. De este modo queríamos “crear” momentos y recuerdos bonitos para nuestros alumnos. Queremos que no vean la escuela como una obligación aburrida, sino que vayan con alegría y ganas de participar en actividades, que aprendan a través de la experiencia a desarrollar sus capacidades sociales y sentimentales. Entendí que es importante que no nos lo esperemos todo de gente ajena y por eso tomamos la iniciativa de crear una escuela tal y como la soñamos. Si preguntas ahora mismo a los niños qué recuerdan, te hablarán de noches de estrellas en el patio de la escuela, de bailes y fiestas de duendes, de libros y autores, de fiestas de carnavales y de mucho más. Todos dirán que tienen momentos bonitos, momentos marcados en sus almas porque participaron activamente en estos», me dice Georgia.

Ένα υπέροχο σχολείο
Los últimos dos años su escuela acogió una multitud de eventos, mientras también organizó muchas actividades sociales, unos “Días de Bibliofilia”,una “Semana de Autores”, una “Feria de Libro”, una actuación musical de la Camerata y de la banda de los Bomberos, un encuentro con importantes campeones olímpicos griegos, muchas excursiones educativas y visitas y días de voluntariado y ofrecimiento.

Y como menciona Cleopatra:
«Sobre el éxito de las actividades, cuando, por ejemplo, invitamos a un autor o a alguien para tocar música para los niños, ellos deberán tener la capacidad de recibirlo y sentirse cómodos. En esta escuela concreta los niños se educaron a través de una variedad de actividades a estar listos para recibir otra gente aparte de sus maestros. Por ejemplo, les advertimos que irá Camerata a tocar música para ellos y mientras esto ocurre, los niños están listos para ver, escuchar y respetar lo que hay enfrente de ellos. Son ya unos espectadores bien preparados. Siempre nuestros visitantes nos dan la enhorabuena para la conducta de los niños».

ένα υπέροχο σχολείο2
La acción para los refugiados y el Centro Terapéutico para Personas Adictas (KETHEA)
Un momento especial del que nos acordamos fue la acción para apoyar a los refugiados: «El año pasado que el problema fue grave decidimos enviar un mensaje a los padres, con motivo del pequeño Ailan que se ahogó en la costa de Turquía. Y todos correspondieron. Trajeron cosas a la escuela, ropa, alimentos y todo lo que la Cruz Roja nos había indicado que fuera necesario lo reunimos. La gran parte de la acción la llevaron a cabo los alumnos del quinto y sexto grado que participaron activamente en todas las fases del proceso. Los alumnos del sexto grado se entusiasmaron también con el programa de prevención que se realizó por el Centro Terapéutico para Personas Adictas en la clase y que su objetivo fue que los alumnos conociesen los factores de peligro por el uso de sustancias».

3

La pintura creada por los alumnos para los refugiados

¿Cuál es, sin embargo, el apoyo del Ministerio (de Educación) en este caso y cómo la escuela pública se puede mejorar hoy en día?
«Aunque el Ministerio administra muchos programas de acciones, prácticamente le deja a uno solo. Uno tiene que poner su afán como maestro para realizarlos», explica Georgia. «No queremos que la escuela pública sea miserable. Queremos que dé alegría, que tengan lugar varios eventos y que se respete al niño y sus necesidades. El sistema educativo griego está muy apegado a los objetivos cognitivos. Nos ocupamos mucho tiempo de las matemáticas, la lengua, la historia, pero tan pronto como acabe la escuela no nos acordamos de nada. Los niños de hoy en día están continuamente enfrente de una pantalla de ordenador jugando juegos espantosos donde hay monstruos, decapitaciones y batallas, sin embargo cuando ven una abeja en el patio se echan a correr como si hubieran visto un extraterrestre. No tienen ningún contacto con la naturaleza, viven en un mundo virtual y se aburren del verdadero. En nuestro patio dejamos a los niños tocar el suelo, familiarizarse con los insectos, ver crecer los tomates y los pimientos día tras días. Y a finales del año lo celebraremos en un •Día de Ensalada” en que comeremos estas verduras en el patio de la escuela todos juntos. ¿Cuál es el sentido de saber la longitud y latitud de un río, si nunca hayas visto un arroyo en tu vida? Nos centramos entonces no solo en el desarrollo cognitivo sino también en otras capacidades que serán necesarias en la vida de un niño. Hace falta un cambio en nuestro sistema educativo para que se desarrolle el pensamiento crítico de los alumnos, la imaginación y la creatividad.»
4
Y, ¿la comparación con las escuelas privadas?
Kleopatra estima que las escuelas públicas no tienen nada que envidiar de las privadas. «El estrés, la persecución de altas notas y el ambiente general que se desarrolla en las escuelas privadas a veces es una exageración».
Georgia, que trabajó por muchos años en la educación privada, tiene una opinión similar:
«Lo que puede envidiarse de las escuelas privadas es la infraestructura técnico-material y que su funcionamiento es bajo un contexto organizado, controlado y concreto. Sin embargo, me sentí más maestra cuando empecé a trabajar en la escuela pública. La privada a uno le pone límites como maestro. Debes seguir un programa concreto. En la escuela pública tienes la libertad de hacer más cosas, si quieres…
Por otro lado, en la escuela pública se lucha muchas veces por tener lo evidente. Por ejemplo, hemos luchado por tener Internet en las aulas. Hemos conseguido establecerlo en dos aulas gracias a la financiación de la Asociación de Padres y Tutores Legales, pero no en todas.
Cleopatra: Ahora tenemos 3 computadoras para las aulas, 3 proyectores y tres sistemas interactivos por la financiación de la Asociación de Padres y Tutores Legales y la nuestra.. Uno de nuestros objetivos es introducir las Nuevas Tecnologías en el aula. Sin embargo, se puede tener una pizarra interactiva, pero que no se conozca utilizarla. Que haya equipamiento en las escuelas poco significa. Los maestros tienen que saber utilizarlo formándose continuamente».
5
Mientras se está realizando la entrevista no paro de pensar en la última pregunta que he notado por hacer. ¿Cuál sería su reacción si el Ministerio considerara que la escuela tiene que recibir niños refugiados a partir del nuevo año escolar?
Ambas están de acuerdo. Si se prepara el terreno adecuadamente, no habrá ningún problema.
«Creo que funcionaría todo bien en nuestra escuela. Puede que hubiera unos problemas al principio en cuanto a las nuevas circunstancias que surgirían. Sin embargo, exactamente por el hecho de que los niños en nuestra escuela se educan muy fácil en cualquier cosa nueva, creo que después de un cierto período del tiempo se habrían adaptadobien. Los niños no tendrían ningún problema recibir a refugiados» me dice Kleoparta.
Y Georgia añade: «No puedo entender cómo alguna gente crea que algunos niños valen más que otros. Todos los niños independientemente de su origen o su religión tienen los mismos derechos y nosotros como padres y docentes debemos asegurarlos de cualquier modo. Los niños deben estar preparados. Los niños deben educarse por lo diferente. Lo diferente puede ser un refugiado, aunque también puede ser un niño griego con alguna discapacidad. La sociedad griega cierra los ojos y actúa como si no hubiera gente diferente. Como si todos fuésemos los mismos. Pero no es así. Nosotros como docentes conocemos y aceptamos la diferenciación de los niños. Ellos no son todos iguales. Los respetamos a través de su diferenciación. De esta manera, aprenderán ellos también a aceptar lo diferente, ya sea una religión, un estado … o el origen y la religión. Los niños normalmente no tienen problemas y se adaptan y aprenden fácilmente. Los problemas, muchas veces, empiezan por la familia. Ella es la que determina el camino de los niños. Ella tiene la mayor influencia sobre el carácter de los niños… . Nosotros solo abrimos nuevos caminos…».

Traducción Chrysa Papanikolaou

Texto original y forografías de la escuela: http://www.nostimonimar.gr/ena-yperocho-scholio-ston-ymitto/

 

Advertisements

About Chrysa

Soy una joven griega que quiere viajar por el mundo.
This entry was posted in Artículos en español and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s