Paseos filosóficos: Volviendo a Aristóteles


Con Thomas Giourgas

Desde la década de los 60 ha empezado a reaparecer con pasos enormes en el epicentro del interés filosófico universal la ética aristotélica. Con motivo del artículo memorable de Elizabeth Anscombe “Filosofía Moral Moderna” en 1958, la crítica hacia las dos otras teorías dominantes, la ética kantiana y la utilitarista, se hizo más fuerte y más sistemática. Pero sobre todo, se distinguió, a través de interpretaciones neoaristotélicas, la ética de la virtud (Virtue Ethics) como una aproximación de la Ética, la Psicología y la Educación muy atractiva. La ética de la virtud puso más énfasis en el elemento estructural de la regeneración de un carácter y en el cultivo equilibrado de los sentimientos que en acciones concretas particulares.

En la ética kantiana hay un sistema de pensamiento que propone unas normas morales rigurosas y estrictas. Por ejemplo, “no robes”, “no incumples una promesa”, “no mates”, sin tener en cuenta las consecuencias de tus actos. Aunque un tal sistema de ética tiene la ventaja de ofrecer unas normas morales claras y una “orientación” directa, inevitablemente se hace muy paternalista y no ofrece la agilidad necesaria, que se ve imprescindible en muchas situaciones complejas y dilemas morales difíciles.

La ética de la virtud, por otro lado, abre el camino a un modelo educativo que mira más hacia la regeneración holística del carácter en la base de la virtud, de la autonomía y de la inteligencia sentimental que hacia el insistir a obedecer a normas concretas o el maximizar de un “beneficio” concreto (como en el Utilitarismo). Otra ventaja importante de la aproximación moral neoaristotélica es la posición central que mantiene la “persecución de la felicidad”.

Según Aristóteles, el cultivo moral de la virtud es, por lo menos, un prerrequisito para la beatitud, que es el objetivo final de todos los pensamientos y los actos de un ser humano. Ese pensamiento nos puede llevar (y se han puesto ya las bases en las escuelas y las universidades de Holanda, Finlandia y Escocia) a una educación más antropocéntrica y centrada en el alumno.

Como muy acertadamente menciona John Lenon en una famosa historia suya: “Cuando fui a la escuela me preguntaron qué quería ser de mayor. Yo contesté “feliz”. Me dijeron que no había entendido la pregunta y yo les dije que ellos no entienden la vida.

Esa pregunta existencial, entonces, parece que Aristóteles la entendió completamente hace miles de años, cuyas ideas parecen dominantes cada vez más en el pensamiento moral y en el diseño de un modelo educativo mejor.

Traducción Chrysa Papanikolaou

Texto original: http://www.nostimonimar.gr/filosofiki-peripati-epistrefontas-ston-aristoteli/

Advertisements

About Chrysa

Soy una joven griega que quiere viajar por el mundo.
This entry was posted in Artículos en español and tagged , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s